miércoles, 2 de septiembre de 2015

VALENCIA CF: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Llegó la hora de la verdad a Valencia para el proyecto Lim-Méndez y parece que no acaba de arrancar. Lo que el año pasado era ilusión se ha transformado en dudas e inseguridades este comienzo de campaña. Y es que se esperaba mucho más de los ches en el mercado de fichajes. La gente tenía ganas de ver nuevos ídolos en el equipo y se han encontrado todo lo opuesto. La afición es el motor de este club, una afición crítica hasta el extremo con sus iconos a la vez que generosa y sacrificada para no dejar a su equipo ni en los peores momentos. Hace un año que la gente se echaba a la calle para apoyar la llegada de Peter Lim y sus millones como salvación. Muchos años de sequía para una ciudad y una institución de la entidad del Valencia Club de Fútbol. Y Lim llegó, acompañado del omnipresente Jorge Mendes, dando pistoletazo de salida al proyecto. Había muchas incertidumbres: quién sería el entrenador, qué pasaría con el estadio nuevo, los fichajes que vendrían...

Llegó Nuno, representado por Mendes, con la corta experiencia de dos temporadas en el Rio Ave portugués (38% de victorias). Se acordó acabar el nuevo estadio para 2019, una vez se lleven a cabo los cambios que el caprichoso Lim quiere introducir sobre la idea original. También llegaron los fichajes de Yoel (2m) Otamendi (12m), Mustafi (8m), Joao Cancelo (15m), Lucas Orban (3,5m), André Gomes (15m), Filipe Augusto (cedido), Enzo Pérez (25m), Rodrigo De Paul (4,8m), Negredo (28m) y Rodrigo Moreno (30m). Un total de más de 140 millones de euros para lograr el objetivo de entrar en Champions League. En Copa del Rey no se pasó de la segunda eliminatoria frente al Espanyol y el equipo quedó exclusivamente centrado en la Liga con tan solo un partido a la semana. Se consiguió, a medias, el objetivo en la última jornada gracias al gol de Paco Alcácer en Almería y el equipo quedó cuarto con derecho a jugar la previa de acceso a Liga de Campeones. 

Tras finalizar la temporada, Otamendi, el jugador que más rendimiento aportó, decide abandonar el Valencia en busca de nuevos retos. La sólida defensa de la temporada pasada quedaba deshecha y la afición se quedó sin su ídolo. Líos internos vuelven a sobrevolar Mestalla. Sale Rufete, el director deportivo, y también Amadeo Salvo, presidente ejecutivo, para dejar el control absoluto de la nave a Peter Lim, Lay Hoon Chan, Jorge Mendes y Nuno. La identidad valencianista se pierde en ese momento, mientras llegan los nuevos refuerzos para reestructurar la plantilla en posiciones que quizá no son tan necesarias. Mathew Ryan (7M), Aderlan Santos (9,5M), Danilo (15M), Bakkali (prima de fichaje desconocida por venir libre) y Santi Mina (10M). Además, hay que sumar el refuerzo estrella del club, que no es más que el sustituto de Otamendi, Abdennour (25M). Tenemos un total de más de 65M de euros para lograr un equipo competitivo de cara a las tres competiciones que se presentan.

El Valencia sigue utilizando el sistema del pago aplazado a la siguiente temporada con sus fichajes más caros. Esta solución que, a corto plazo, evita un elevado gasto económico para un club que sigue saneando sus deudas, podría provocar en un futuro no muy lejano un colapso y un retroceso en las arcas valencianistas si no se consiguen los objetivos marcados. Dígase volver a entrar en Champions con los consiguientes ingresos televisivos, avanzar en esta edición y lograr victorias, etc. El cerebro de estas operaciones no olvidemos que es Jorge Mendes y su empresa Gestifute. No es casualidad que en los últimos años hayan llegado cinco representados directos del portugués (Nuno, Joao Cancelo, André Gomes, Filipe Augusto y Danilo), además de realizar otras cuatro operaciones con clubs muy cercanos al representante como Mónaco y Benfica. El trabajo del agente se basa en comisiones recibidas de traspasos y Mendes ha encontrado una mina de oro con la colaboración de Lim.

En mi humilde opinión, los cimientos del proyecto se apoyan en jugadores que ya vestían la camiseta blanquinegra antes de la llegada de estos señores. Hablo de jugadores como Diego Alves (titular con Brasil y uno de los grandes porteros a nivel mundial), Dani Parejo (10 del Valencia y cerebro creativo del juego), Javi Fuego (stopper imprescindible) y Feghouli (un puñal por su banda cuando se encuentra bien físicamente). Por su puesto sin olvidarnos de Paterna y sus abanderados Jose Luis Gayá y Paco Alcácer. El primero llamado a ser uno de los mejores laterales zurdos del mundo gracias a su trabajo, velocidad y centros; el segundo un killer del área, cada balón que toca significa peligro para el adversario. Una lástima que canteranos como Carles Gil, Fede Cartabia o Robert Ibáñez no hayan logrado tener la confianza del entrenador y estén triunfando fuera. Si comparamos sus estadísticas con algunos jugadores que se han quedado salen claramente como vencedores. 

De los nuevos me quedo con el rendimiento de Mustafi que se ha consolidado como jefe de la zaga gracias a su trabajo y compromiso. André Gomes mostró sus cualidades cuando estuvo bien físicamente, aunque fue de más a menos. El resto está muy lejos del nivel exigido. Yoel no aprovechó sus oportunidades y Ryan aún es un melón por abrir al igual que Aderlan. Barragán no es un lateral top, pero ha crecido mucho como jugador, mientras que Joao Cancelo aporta más en ataque que en defensa para ser lateral. Lucas Orbán se viene utilizando de lateral zurdo cuando es central con lo que sus subidas son escasas. Rubén Vezo está bien como fondo de armario aunque tendrá que mejorar su salida con balón. Abdennour viene avalado por su gran temporada en Mónaco. En el centro del campo Javi Fuego es innegociable y Danilo no ha mostrado ser un sustituto de garantías. Parejo no tiene recambio como creador y el otro puesto en la media lo pelearán Enzo Pérez y André Gomés.

Las bandas no tienen un dueño claro, solo Feghouli parece postularse como titular. Piatti es un extremo demasiado individualista y con poco acierto que debería haber salido hace tiempo. Bakkali es un caso extraño y tras llegar libre apenas ha tenido minutos, no siendo inscrito para la Champions. De Paul ha mostrado voluntad y para las rotaciones será una pieza importante. Rodrigo Moreno no ha rendido conforme a lo que se pagó, pero su juventud y polivalencia le dan crédito. Santi Mina es un proyecto de futuro que el pasado año de destapó en el Celta y, como Rodrigo Moreno, puede actuar por bandas y de delantero. El ataque lo completan dos jugadorazos como Paco Alcácer y Negredo. Pueden ser complementarios por sus distintas cualidades aunque con Nuno no suelen coincidir. El primero tiene olfato de gol, velocidad, colocación y desmarque; el segundo es un 9 clásico, alto, fuerte, va bien en el juego aéreo, capaz de aguantar el balón y dar un respiro al equipo.  

No se ha confeccionado una plantilla capaz de afrontar con garantías tres competiciones. Es cierto que el Valencia ha conseguido entrar en Champions pero ¿y ahora qué? ¿cuál es el objetivo? ¿a qué aspira el club? A ganar una Liga de Campeones es obvio que no. A priori tiene un grupo fácil, pero Olympique de Lyon y Zenit no se lo pondrán nada fácil. En España, Atlético de Madrid y Sevilla han conseguido completar unos equipos con mayor calidad y superarlos será complicado. La Copa del Rey podría ser un objetivo, pero viendo la actuación del pasado año no transmite muchas esperanzas. La juventud de la plantilla (la media no llega a 24 años) y la poca experiencia de sus jugadores en competiciones europeas asusta aún más. El pasado fin de semana asistimos en Mestalla a un muy mal partido frente al Deportivo. Nuno tuvo que experimentar porque el desgaste de Mónaco unido a las bajas obliga a rotar y, además de no haber mucho donde escoger, lo que hay no da la talla.

Tras uno de los peores inicios ligueros de los últimos 15 años y con el mercado de fichajes ya cerrado, habrá que hacer malabares para acoplar el equipo de la mejor forma posible. Un equipo de futuro al igual que el proyecto, pero con una afición que vive del presente. La gente comienza a ver que los intereses propios se están anteponiendo al club y se ocultan cuestiones como el precio real del fichaje de Abdennour. Esperamos por el bien del fútbol español y del valencianismo que la situación dé un giro y el equipo vuelva a mostrar ese espíritu competitivo que lució durante la primera parte de la pasada temporada y en algunos tramos de la eliminatoria frente al Mónaco. Vimos como el equipo plantó cara a los gallos de nuestra liga, pero se dejó importantes puntos por el camino con rivales, a priori, más débiles. Mestalla tiene que ser un fortín que ya cuenta con el elemento más importante: una afición volcada con el equipo e ilusionada con volver a ser una referencia en el fútbol.

2 comentarios:

  1. Esta claro que empatar los dos partidos iniciales de liga contra equipos como el Rayo en Vallecas y el Depor en Mestalla, no es un éxito, pero de ahí al negativismo y la auto destrucción de un equipo del nivel del Valencia, va un trecho. Siempre hay gente que aprovecha la coyuntura para sacar ventaja (ventagistas), los que lo hacen para ir de víctimas (victimistas) y los que con victorias se suben a la nube (forofos sin mesura).
    En el deporte, como en la vida, hay que tener paciencia, ya que, ni se están bueno cuando se gana ni tan malo cuando se pierde.
    Las pistolas hay que tenerlas cargadas para otras cosas.
    Au cacau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas dado una vuelta por mi blog y, como en la vida, es interesante conocer y respetar distintas opiniones. Yo aquí dejo la mía, que surge del análisis y observación subjetiva. Van pasando los partidos (Zenit el miércoles, hoy contra un Betis con 10...) y el equipo no reacciona y no me refiero solo a resultados. Mestalla hoy ha dictado sentencia y, casualmente, no se aleja de mi predicción! Un saludo amigo y AMUNT Valencia!

      Eliminar